Esto es relativamente sencillo pero podemos lograr efectos atractivos con este truco.

 

1. Abrimos un documento vacío en GIMP. Esto lo hacemos abriendo GIMP, luego damos clik en Archivo - Nuevo. Vamos a Opciones avanzadas - Rellenar con y seleccionamos Transparencia.

2. Seleccionamos la herramienta de Relleno que se encuentra en la caja de herramientas, en la parte inferior de esta caja se encuentran los recuadros para definir color. Asegúrate que sea negro. Da clic sobre el documento vacío.

3. Seleccionamos el Pincel de la caja de herramientas. Cambia el color de Negro a blanco. Escoge un punto redondo con los bordes difuminados, las opciones se encuentran en el recuadro al lado izquierdo de la caja de herramientas. Traza una línea que forme una especie de zig-zag de abajo hacia arriba.

4. Selecciona la herramienta de emborronado, y de abajo hacia arriba, traza líneas onduladas irregulares. El secreto de esto es que la líneas no se vean ordenas sino aleatorias.

5. Una vez que distorsiones toda la línea, ve a la barra de herramientas de la parte superior y selecciona Colores - Balance de color. Modificaremos los niveles de color de todos los rangos para ajustar. En la categoría de Cian a Rojo asignamos un valor de 100. En la segunda no modificamos nada, y en la tercera, de Amarillo a Azul ponemos -100. De esta forma obtendremos un fuego rojizo tradicional. Pero podemos jugar con los niveles de color y los diferentes rangos para lograr otros efectos.

Share This