¿Quien no ha deseado una foto con la torre eiffel? ¿o caminando por la gran muralla china? Incluso en la luna. Desgraciadamente es difícil que muchos podamos llegar a todos estos lugares en una realidad muy cercana. Sin embargo, la tecnología nos da las herramientas para fabricar imágenes que simulen situaciones y lugares, es decir que montamos elementos sobre una imagen de fondo, a esto le llamamos: fotomontaje y nosotros podemos realizarlo desde la comodidad de nuestro hogar con el editor de mapas de bits GIMP, que es un proyecto de diseño en software libre.

1. Abrimos nuestra fotografía de fondo en GIMP, para los objetivos del presente tutorial descargamos una imagen del buscador google, podemos dar clik derecho sobre ella, seleccionamos la opción copiar imagen, luego abrimos el programa GIMP, seleccionamos Archivo-Crear-Desde el portapapeles. O bien podemos descargarla, abrir la carpeta donde se guardó, dar clik derecho y seleccionamos Abrir con-Editor de imágenes GIMP.

 

2. Buscamos una imagen para montar sobre nuestro fondo y la abrimos en otra ventana de GIMP para modificarla. 

3. Con la herramienta de Tijeras de selección que se encuentra en la barra de herramientas en el lado izquierdo de la pantalla, vamos a ir dando clik con el mouse al rededor de la figura que queremos recortar, esta herramienta se va adecuando a los bordes de nuestra imagen, incluso te permite modificar la posición de un determinado punto, siempre y cuando haya otro delante.

Aunque en el caso de nuestra imagen, que es muy vieja y pixeleada, será difícil que esta herramienta pueda reconocer bien los límites. Como sea, la idea central es poder delimitar nuestra foto, si los bordes no están bien definidos no te preocupes pues mas adelante podemos corregir las finezas con la herramienta de Borrador.

Incluso, si no te gustan los bordes de la fotografía puedes desvanecerlos con la herramienta de borrador, escogiendo entre las diferentes formas de pincel borrador.

4. Copiamos la imagen modificada a nuestro otro archivo Gimp con el fondo, a continuación aparecerá la imagen como Selección flotante, debemos oprimir el icono de capa nueva para que la imagen que acabamos de pegar quede asentada en una capa.

Si la foto que pegamos no tiene el tamaño correcto, podemos cambiarlo con la herramienta de Escalado; seleccionamos la herramienta y luego le damos clik a la imagen que queremos escalar, aparecerá una ventana con los pixeles de la imagen y desde ahí podemos cambiar su tamaño, pero también podemos hacerlo manualmente, tirando con el cursor de una de las esquinas de la foto hasta lograr el tamaño deseado.

También podemos mover los elementos de nuestra imagen con la herramienta de mover.

5. Con la imagen en su lugar y del tamaño adecuado, procedemos a modificar los colores. En nuestros montajes debemos de tener en cuenta que si introducimos una foto y queremos que parezca parte de la imagen de fondo debemos ajustar los balances del color, el brillo, el contraste, la saturación, etc. En la parte de hasta arriba seleccionamos en Colores y aparecerán una serie de opciones para modificar los colores de nuestra imagen.

Junto con la opción Colores se encuentra Filtros, donde podemos encontrar diferentes efectos útiles para resaltar, deformar, clarificar o difuminar la imagen. En nuestro ejemplo vamos aplicar Filtros-Difuminar-Desenfoque gaussiano.

Por último podemos hacer que las capas de nuestra imagen interactúen en Modo, que se encuentra en el menú de capas.